BONE TOMAHAWK (Mysterios 90/100)

Recuerdo hace décadas al señor Carlos Pumares decir en su programa Polvo de Estrellas, que la primera película de un director es la más fácil realmente, ya que por norma general tienes el guión en la cabeza durante años, puliéndolo día a día, trabajando en ello incansablemente.

Algo tan pensado y madurado, siempre que se tenga un mínimo de talento, es difícil que salga mal. Lo realmente difícil es acertar con la segunda. En un primer proyecto siempre hay mucho mimo, mucho amor.

Desconozco si el director novel S. Craig Zhaler (1973 Miami) superará el reto en su siguiente proyecto, pero la sensación de cuidado, respeto y emoción al crear su ópera prima está fuera de toda duda.

Bone Tomahawk no es un film fácil, no es un Western moderno ni mucho menos. La juventud del director la podemos ver reflejada en la valentía de querer mezclar géneros, en ir un poquito más allá de lo convencional, siempre argumentalmente hablando, pero el enfoque de la película es clásico a mas no poder, mucho más cercano a los Ford o Hawks que a un Tarantino. Sí, tenemos alguna escena que aplaudirán los más sedientos de imágenes fuertes, pero quien tan solo vaya buscando algo de casquería, quizás cuando lleguen los fuegos de artificio se encuentre visitando a Morfeo en medio de la sala.

S. Craig Zhaler nos propone un viaje, una vuelta a los clásicos. Estoy seguro de que quería a John Wayne en su aventura. Afortunadamente su sheriff particular no ha podido ser mejor.

La elección de Kurt Russell como el antihéroe de turno es uno de los muchos aciertos de la película, no hay nadie más duro que Kurt, nadie. No necesita hablar mucho, derrocha carisma, hay gente que ha nacido para ser un tipo duro, y estos papeles hechos a medida son todo un regalo para el actor y para sus fans (Ay… que grande eres).

Todo buen John Wayne necesita un Walter Brennan para iniciar el viaje. El elegido es Richard Jenkins, ejerciendo a las mil maravillas el papel de ayudante. También tenemos al guapo engreído, un genial y sorprendente Matthew Fox… y para terminar el cuarteto nos hace falta el “buenazo” obligado a unirse al grupo circunstancialmente, quien aquí interpreta con acierto Patrick Wilson.

Estamos entonces ante un target complicado, tenemos 3 cuartas partes del metraje con el mejor Western clásico, pocos personajes, diferentes, de maduración lenta. Disfrutamos con los iconos visuales del genero, largos paseos a caballo, atardeceres, los días pasan… Y luego el último tramo toca otros terrenos como el terror o el fantástico, pero sutilmente, aunque de manera impactante. Y no, no es una contradicción.

Uno de los valores de nuestro nuevo querido director, es lo bien que maneja los tiempos durante esa mezcla de genero. No hay nada que resulte forzado, la transición está realmente lograda, vas entrando por el aro poco a poco, cayendo en la tela de araña para recibir el veneno, el impacto, cuando ya no hay marcha atrás.

Y es ahí, al acabar la película, de manera MUY elegante por cierto, cuando uno se pregunta… ¿Qué ha pasado? ¿Qué acabo de ver?

Es difícil etiquetar, puntuar o recomendar algo tan inclasificable, pero lo que es objetivo al 100% es que aquí hay mucho talento, mucho mimo, y por supuesto, mucho amor al género (o géneros). ¡¡ Viva S. Craig Zhaler !! Has pasado con nota la primera etapa, esperaremos con ansias tus siguientes retos.

Últimos 5 artículos de Mysterios


LO MEJOR
La valentía de probar cosas nuevas respetando el aroma clásico.

LO PEOR
Ciertas lagunas del guión que algunos no sabrán perdonar.

NOTA
90/100 90