The Purge: La Noche de las Bestias (Lentejibiris 23/100)

Vale, ya sabemos que el periodo estival trae habitualmente a las salas los truños más gordos del año, pero la premisa inicial del film veraniego que nos ocupa es de esos que me atraen, sabiendo que podía encontrarme con una gran peli o una castaña…
Y lo que he encontrado es un castañazo de los serios…

Me encantan las distopías; futuros post-apocalipticos (o no), en los que la sociedad se ve controlada, manipulada, en lucha, etc, por/contra un ente superior…, llámalo gobierno, líder, nuevo orden, en el que, para protegernos a nosotros mismos de nosotros mismos, crea normas, leyes, soluciones, para evitar el caos y el mal reinante anteriormente. (Hablo de ejemplos como Equilibrium (Kurt Wimmer, 2002), Fahrenheit 541 (François Truffaut, 1966), Brazil (Terry Gilliam, 1985), y tantas y tantas joyitas que nos ha regalado el género…)

Lo que viene a proponernos The Purge: La Noche de las Bestias (Purge, James DeMonaco, 2013) es nada menos que, afortunadamente, se ha conseguido eliminar practicamente la delincuencia gracias a una sencilla medida del gobierno, el cual nos brinda 12 horas al año para dar rienda suelta a nuestros deseos homicidas, en las que todos los crímenes son legales.
Buena pinta, ¿no?
Pues no.

La pelicula abre varios e interesantes frentes sobre, quién y para qué se llevan a cabo ciertas purgas, la exagerada protección de los hogares que solo los mas ricos pueden permitirse, conatos de rebeldía ahogada por el miedo, aceptación y cumplimiento de las normas a pesar de  estar en contra de las mismas… (Lucha de clases, capitalismo, autoritarismo, lucha interna con el yo malvado, represión Vs. coherencia, responsabilidad de nuestros actos…)

La  lucha y provocación etico-moral está servida. ¿La aprovecha?
Ni por asomo.

Los personajes están vacíos, no empatizamos con ninguno de ellos. Son seres inconexos entre si, cada uno a su bola y ajenos a los sentimientos que se quieren provocar en el espectador.
La sucesión de acontecimientos es aleatoria y en muchos casos “porque toca” (o parece tocar, pues ni fú ni fá), sin practicamente consecuencias palpables entre uno y otro hecho ni con el grueso de la débil historia.

Tampoco parece querer/saber utilizar los recursos propios del terror para salvar los muebles y al menos no llevarte un mal sabor de boca pa casa… En su lugar, abusa a cada momento del primer plano para intentar potenciar la tensión.
Ni tensión, ni sustos, ni miedo, ni ná.
Molesta mas que otra cosa…

Si, ha revisionado a los clasicos, esos donde se defiende el reducto hasta la muerte si es preciso (Asalto a la Comisaría del Distrito 13 (Assaut on Precint 13, John Carpenter, 1976), La Noche de los Muertos Vivientes (Night of the Living Dead, George A. Romero, 1968) con negro incluido…) pero sin que se le pegara nada…
Amigo DeMonaco, se te ven las intenciones, pero no has sabido captar la esencia quedándote en lo mas superficial e innecesario.

La caida libre es clara desde el primer momento y durante sus 85 larguísimos minutos de metraje llegando al final mas frío y simplón que se les ha podido ocurrir…

Y lo peor no es esto, si no que ya están preparando la secuela (!!!)
Ya, ya… Yo tampoco doy crédito…

Últimos 5 artículos de Lentejibiris


LO MEJOR
Aunque no lo parezca, es cortita.

LO PEOR
Ver como destroza una buena idea.

NOTA
23/100 23