El Cuerpo (Lentejibiris 68/100)

Malas críticas de la industria en su estreno en Sitges pero muchas recomendaciones entre los espectadores de a pie… Con tal vez una cierta reticencia entro en la sala…

Tras superar un inicio en el que solo parece haber un corta-pega de clichés y tópicos definidos para el género, poco a poco, la historia va tomado forma, llegando a importarte muy poco esos clichés y disfrutando de ellos. ¡Qué demonios!, como en tantas otras películas en las que también se han usado y abusado…

La linea entre el suspense y el terror es muy fina, y el novel director se acerca muchísimo en varias ocasiones, pero no llega a cruzarla. Utiliza claros recursos del cine de terror para depende qué situaciones, pero centrándose más en narrar la historia que en dar miedo o sustos. lo cual se agradece.

Sospecho que esas críticas negativas fueron vertidas a raíz de los intentos (comerciales supongo…) frustrados de querer hacer pasar a El Orfanato (Juan Antonio Bayona, 2007), Los Ojos de Julia (Guillem Morales, 2010) y El Cuerpo (Oriol Paulo, 2012) (y las que vengan…) como partes de un todo, un nuevo terrorífico cine español (con lo que me jode la etiqueta…) por el mero hecho de compartir productores, estreno en Sitges, Belén Rueda y que el guionista de una es el director de la que nos ocupa; cuando todas se quedan en suspense o thriller como mucho…

A pesar de sustentarse sobre un argumento, a priori, sencillo o simple, la historia no deja de resultar caótica por momentos, lenta e incluso absurda en otros, pero dejándonos esa magnífica semilla que nos hace seguir poniendo los 5 sentidos en la pantalla, esperando esa frase, ese guiño, esa imagen, ese detalle que ate los cabos que no sabemos anudar…

Tal y como nos maltrataba El Maestro del Suspense, Oriol Paulo nos somete al estrés y sufrimiento del protagonista, igual que le hace sufrir a él, dejándonos acceder a la información de que dispone tal y como la recibe éste, provocando en el espectador la misma angustia, miedo y tensión que atraviesa el personaje.

Se le ven las influencias desde lejos…

Coronado es, notablemente y aparte de los geniales giros de guión, lo mejor de la peli. Su personaje, rudo, huraño y amargado da fuerza y consistencia al film y compensa las no tan buenas interpretaciones que le rodean…

El verdadero eje de la película, el cuerpo, interpretado por Belén Rueda, nos es presentada (a través de un extenso conjunto de flashbacks) como una poderosa, implacable y sin escrúpulos femme fatale. Apasionante personaje y solvente interpretación que nos deja con ganas de más.

Por contra, Hugo Silva, protagonista que debería llevar el peso de la historia con soltura, llega a resolver pero no es tan convincente y adecuado para el papel como sus compañeros de reparto, sin encarnar suficientemente el miedo y la angustia exigidas por su personaje para las distintas situaciones que se va encontrando, lo cual hubiera mejorado bastante el resultado final…

Produce A3 y una de sus mediocres estrellas catódicas preside el elenco… ¿Casualidad?

En suma, una opera prima bastante interesante (yo por lo menos, pretendo seguir al director), una historia atrayente y con una espectacular vuelta de tuerca en el guión que no olvidarás fácilmente.

No dejes de pasar un rato entretenido, sospechando de todo y de todos y levantándote de la butaca con cara de poker y un buen sabor de boca.

 

Últimos 5 artículos de Lentejibiris


LO MEJOR
El guionista: te lleva por donde quiere - Coronado: Se come la pantalla

LO PEOR
La poca credibilidad de la interpretación de Hugo Silva - El (innecesario) abuso del recurso terrorífico

NOTA
68/100 68