Ted (Lentejibiris 70/100)

Mucha era mi expectación por ver cómo resolvía MacFarlane su primer largo y sobre todo, su primera aventura fuera de la animación, sin sus amplias posibilidades y prácticamente nulas limitaciones.

Y el resultado es más que satisfactorio.

No os dejéis engañar por la publi.  Sin perder la esencia, se desmarca en gran parte de limites zafios, burdos, políticamente incorrectos y transgresores (que tanto me gustan y que le costó la cancelación (temporal, gracias a dios (o al diablo)) de la serie) alcanzados en Padre de Familia (Family Guy, Seth MacFarlane, 1999-2002; 2005- ).

Sin ser tan bruta como Padre de Familia o Padre Made in USA (American Dad!, Seth MacFarlane, 2005- ) si es mucho más gamberra e irreverente que mucho cine/TV que si pretende (y cree) serlo.

 Al igual que en sus trabajos anteriores, su inspiración está más que clara: el cine y la televisión de los 80’s y 90’s. Afortunadamente, como simple inspiración, pues se adapta magníficamente a la estética y estilo actuales.

De hecho es un amalgama de guiños, a veces calcos (magnífico momento Aterriza como Puedas (Airplane!, Jim Abrahams, David & Jerry Zucker, 1980)) de los grandes clásicos de la comedia ochentera, que a los más frikis os harán disfrutar como enanos. Tira del homenaje descarado igual que lo hace Super 8 (J.J. Abrams, 2011) en el género fantástico. Ambas (en este sentido) son pelis para niños que estamos cerca o hemos pasado de los 30; lo que no quita que los jovenzuelos más cinéfilos entiendan gran parte de los gags y la gocen tanto como los más viejunos.

Otro logro conseguido: es (no os asustéis, pero es así) una comedia romántica. Ojo! Comedia romántica, que no pastel. Mila Kunis, a pesar de que quieran hacer que parezca, ni es Jennifer Aniston ni Meg Ryan ni castañas parecidas. El personaje pide a gritos este estereotipo, y de hecho lo interpreta, pero el resultado se aleja de la mierda habitual, lo cual se agradece.

Desgraciadamente parece que la industria le intenta colgar este sambenito, hemos podido verla en Cisne Negro (Black Swan, Darren Aronofsky, 2010) y darnos cuenta de que no es una actriz plana de empalagoso pastel incapaz de hacer nada en otros estilos.

Pues eso, comedia romántica ochentera 100% con todos los recursos y confluencia de estilos del cine romántico a veces, teen en otros y comedia absurda en el resto.

Mimona pero no sensiblera y romántica pero no sentimentaloide. Demuestra que existe (y ha existido siempre) un cine de amor más allá del standard que nos hacen tragar desde el Hollywood más comercial.

 Como siempre, no quiero dejar de cagarme en la nula oferta VO en las salas de Valladolid, quedándome con todas las ganas de haber podido escuchar a Seth McFarlane dándole la voz a Ted, que en la versión española ha sido encomendada a Santi Millán, que a falta de haber visionado la VO, parece resolver bastante bien, aunque no puedo dejar de tener en cuenta el doblaje de Paul (Greg Mottola, 2011), del que también se encargó y sin estar mal, no alcanza el original ni de coña…

Conclusión: El puto osito es genial, las interpretaciones son más que convincentes, te vas a reír, sin tener que ser un cinéfilo empedernido vas a reconocer y disfrutar de mogollón de guiños, es divertida, entrañable y mimona (que a los romanticones les va a encantar) y sobre todo, te va a sorprender.

Por poco mas de lo que te cuesta una copa te pegas casi dos horas bastante chulas. Merece la pena.

Últimos 5 artículos de Lentejibiris


LO MEJOR
Es una peli de un cinéfilo ochentero empedernido para cinéfilos como él

LO PEOR
A pesar de que tiene bastante, esperaba más gamberrada y transgresión

NOTA
70/100 70



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.