Los renegados del diablo (Parrapato 70/100)

Parece que pese a las dificultades, La casa de los 1000 cadáveres funcionó como producto y dieron a Rob Zombie la oportunidad de continuar con sus personajes en una secuela.

Si bien la primera parte era bastante calco de La matanza de Texas, esta segunda tiene muchas más pinceladas propias. Continuan Bill Moseley (cómo me gusta este actor), Sheri Moon Zombie (acompañando a su marido en toda peli que dirige), y se le da más protagonismo al Capitán Spaulding (Sid Haig), ese payaso con cara de cabrón.

En esta ocasión la acción es más dinámica, con tintes de road movie, teniendo más escenarios de los que la primera parte gozaba. Se nota que Rob Zombie está cómodo tras las cámaras con sus propios personajes, sin caprichos paranoicos incómodos a la vista y desarrollando un guión que cumple con su cometido.

Gana en diversión sin cesar en violenta y sin cortarse una vez más en enseñar unos cuantos pechotes.

Señalar que si bien no tiene nada que ver con la segunda parte de La matanza de Texas (salvo la aparición de Bill Moseley), hay algo que tienen bastante en común. Es la fusión de los bandos en el plano psicológico. Esto es, que los buenos y los malos al final no se diferencian mucho porque unos por perseguir obsesivamente a los otros terminan igual de perturbados. Esto hace a los personajes no ser estáticos y por ende, el espectador no se aburre.

Últimos 5 artículos de Parrapato


LO MEJOR
Como se nos muestra la acción desde ambos bandos

LO PEOR
El gigante actor que interpreta a Tiny no pudo ver el estreno del film porque falleció antes.

NOTA
70/100 70



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.